lunes, 6 de abril de 2009

Coaching de sysadmins

Hace un tiempo estoy entrenando a un compañero de trabajo como sysadmin y quería hacer un recuento de ideas sobre el training de administradores de sistemas.

El entrenamiento de un sysadmin requiere mucho más que la simple transferencia de conocimiento, hay una esencia en el skillset del sysadmin que no está presente en la metodología y el mecanicismo usual de manuales, libros, y tutoriales varios. Más allá de esto, la habilidad en sí, si es transferible; esto va un poco contra los mitos y casi contra la "magia" involucrada - aparentemente - en la habilidad de los sysadmin para encontrar y resolver problemas en condiciones adversas como en la ausencia de documentación exacta, actualizada; o cuando las interacciones de circunstancias, entorno y herramientas esconden por completo la causa precisa de un error determinado.

Parte de esta "magia" que algunos tienen y otros no, según el mito IT del sysadmin resuelvelo-todo, se sostiene por la simple velocidad que brinda la experiencia; así tenemos a sysadmins capacitados pero con poca experiencia frente a "veloces" y - más que nada - experimentados viejos lobos de mares digitales, con ese cuadro se suele desdeñar la capacidad de los novatos. Esto último claro, no sucede en presencia de sysadmins que realmente entienden el concepto de mentoring como poderosa herramienta para transferir parte de esa "velocidad" dada por la experiencia.

Algunas cuestiones son muy prácticas, es necesario que el sysadmin novato maneje bien determinadas herramientas y conceptos; normalmente y dada la amplitud de esta base de conocimiento el "coaching" puede incluso consistir solo en completar esta base de conocimientos hasta el punto en que el novato puede despegar solo y encarar cuestiones más complejas, cada vez requiriendo menos asesoramiento en cuestiones triviales. Idealmente el training del novato se completará con su propia preparación previa: hard-skills (conocimientos de teoría "dura", educación formal en informática de preferencia) y "soft-skills" (por ejemplo en lo concerniente al trabajo en equipo).

Hay un requerimiento básico para el novato, indispensable: ganas de aprender. Como parte componente de este mindset tenemos la apertura mental, la capacidad para aceptar opiniones técnicas que no comparta como posibles hipótesis válidas - si en alguna circunstancia se presentara la incertidumbre con respecto a algo (problemas, errores, malfuncionamiento, etc.), y más importante aún, ya en la certeza total de que la propia opinión es la acertada, tener la presencia de ánimo para dilucidar de buena gana los argumentos necesarios para descartar opiniones técnicas de terceros por la fuerza de los hechos técnicos, no de las palabras.

Para lo último dejé el comentario sobre la realidad dinámica, las cosas cambian; lo mismo se verifica en los sistemas que un sysadmin debe administrar, una cuestión práctica importante - al igual que por ejemplo, aprender a usar herramientas de administración remota en modo texto y en modo gráfico - es hacer calar profundo en el novato la noción de que cualquier ítem a administrar (SOs, herramientas, hardware, etc.), tiene implícita la posibilidad de un cambio entre el momento en que se forma la idea de cómo hay que administrarlo y el momento en que efectivamente ello se realiza. 
Así tenemos paramétros no documentados, comportamientos inesperados (tantas veces positivos como negativos inclusive), mejoras realizadas por terceros y no documentadas (a veces ni siquiera figura en ningun manual mención alguna de esas modificaciones), interacciones complejas (un clásico como origen de problemas que aparecen de la nada), etc. etc.

Finalmente, poder entrenar a un sysadmin es otra habilidad que un sysadmin adquiere con el tiempo y la experiencia.

1 comentario:

jorge dijo...

Muy interesante y acertado tambien.
Saludos

Jorge E.